Saturday, February 6, 2016

Eko y su versión del Quijote en Canal 22.

Eko y su versión del Quijote en Restless books.

Las ilustraciones de Eko fueron hechas con la técnica del grabado, al hacerlas decidió estudiar el simbolismo medieval para buscar las pistas metafóricas de la obra de Cervantes

  • Por Huemanzin Rodríguez

Más allá de la descripción de Miguel de Cervantes Saavedra, ¿quién nos ha hecho creer que el Quijote es esta iconografía romántica que parece más un Santa Clós famélico y delirante? A lo largo de la historia ha habido varias interpretaciones del Quijote, pero son las de Honoré Daumier (1865-1870) y Gustav Doré (1832 y 1883) las que han marcado al resto de la historia. 

El artista plástico e ilustrador mexicano Eko da su versión, que se dará a conocer el próximo mes de agosto cuando la editorial estadounidense Restless books conmemore con una nueva edición los 400 años de la muerte del manco de Lepanto.


"Los artistas vuelven a reinterpretar… no están reinterpretando al quijote, son artistas reinterpretando a otros artistas que hacen el quijote", explicó Eko.



Las ilustraciones de Eko fueron hechas con la técnica del grabado, al hacerlas decidió estudiar el simbolismo medieval para buscar las pistas metafóricas de la obra de Cervantes, sin dejar de lado las ideas de la contrarreforma y la literatura de ese momento.



"A mí no me importa absolutamente nada la creación del Quijote en nuestros días, 'todos tenemos un poco de quijote'. Absolutamente falso, ¡no es cierto! Tiene que ser lo más delirante, lo más arbitrario, lo más arrancado, despellejado de nuestra realidad. Por eso, mi Quijote es esa mano, esa garra que tenía Cervantes".



Por ello, el Quijote de Eko es una mano, imagen llena de significados profundos en el simbolismo de las culturas del mundo. Así el artista plástico se aleja del anciano alto, flaco y soñador de rostro apacible.



"Mi Quijote, no es ese, mi quijote tiene que obedecer a la simbología y la metáfora primera de Cervantes: La mano perdida de Cervantes, esa mano que no existe, sí existe. Es su mano aventurera, es la mano que antes del arcabuzazo retomó y releyó todos sus libros y surgió, se emancipó de su cuerpo y es la que está corriendo el día de hoy. Y tiene que ser un personaje ilusionista", explicó.



Eko asegura lograr el arquetipo del aventurero que vive en un mundo simbólico que entra a la realidad de lo cotidiano, pero el mundo simbólico se le impone.


"Es que al leerlo tú, te involucras en esa cadena infinita de obras y de creación. Te vuelves un personaje más. Porque el lector no puede evitar reaccionar ante las propuestas simbólicas de Cervantes. Eso es en cuanto el concepto profundo que redescubrí con el Quijote en el momento de replantearme la novela desde el punto de vista visual y gráfico", finalizó.

La versión del quijote al inglés con las ilustraciones de Eko se publicarán en el mes de agosto, también conmemorará los 400 años de la edición de la segunda parte de las aventuras del ingenioso hidalgo, Don Quijote de la Mancha.