Monday, January 11, 2016

ODIO ESTE DIBUJO


Todos los bocetos los dibujo en moleskines. Y las uso hasta la última página. A diferencia de los dibujos en hojas sueltas, los que están aquí los veo todo el tiempo. Y éste dibujo es el primero de la libreta y lo veo por lo menos 3 veces al día y ya no lo soporto. Simplemente las expresiones vacuas de esas caras son la mano de un dibujante imbécil: YO.


Asunto resuelto, ¡parches de papel! rescato lo que vale la pena, las piernas entrelazadas, lo demás es una mierda, sólo queda la memoria de un error, pero... Nunca aprendas de los errores, hay que empezar por no aceptarlos, fingir que nunca existieron y disfrutar de una falsa infalibilidad. 


 El papel en blanco es la redención del mediocre, por eso hago el nuevo trazo a lápiz, ahora sí, borrando continuamente. Hasta que aparecen 2 personajes que no sé de dónde vienen.


Pero desaparecieron con la tinta, ahora son otros, ¡esa intención espontánea del trazo se perdió! De alguna manera al entintar son menos, la mirada ya no puede recorrer las sutilezas de la creación. Pero es lo que ocurre en el momento de la definición: Hay que sacrificar todas las posibilidades para que quede una certeza.


Pero la certeza te permite trabajar y profundizar. Y llegar al término. Ahora está mejor esa maldita primera página.