Saturday, August 8, 2015

Henry Miller

Las novelas de Henry Miller se nutren de su propia experiencia. Miller no reconoce como válidas las convenciones y expectativas de la ideología de masas, la propaganda de la sociedad de consumo y sus prejuicios. Al igual que D.H. Lawrence, otro outsider, descubre que la vida sin todos sus artificios es un campo abierto para vivir el presente con la intensidad que implica tener los ojos abiertos. Para Miller todos estamos desnudos, todas las motivaciones y deseos se conjugan en la piel, en el instante del placer. Desangró la vida de toda fantasía y nos dejó solamente el vacío de sus novelas, duras, escuetas. Desengañadas y sin miedo. Por eso lo odio.
Publicado en Laberinto gracias a la complicidad de mi querido José Luis Martínez S.