Saturday, May 5, 2012

Eko Ex Libris Marat y Charlotte

Thomas Carlyle cuenta que Charlotte hundió el puñal, aún tibio de traerlo escondido entre sus senos, en la carótida del Amigo del Pueblo, Marat. Gesto que los unió, los hizo inmortales y mártires de sus causas. No podemos aspirar a más. La pintura de David nunca reveló el misterio del sacrificio. Este grabado de cobre al aguatinta y aguafuerte recrea lo que  Jaques Louis por pudor histórico ocultó por más de 200 años. Publicado el sábado 5 de mayo de 2012 en el Laberinto de MILENIO Diario, gracias a la complicidad de mi amigo y editor, José Luis Martínez S. CAT 464 Lab050512.