Thursday, October 14, 2010

Trumeau de Glace



En el MET descubrí este grabado de Johann Nilson, un puro producto del siglo XVIII. La casualidad es el instrumento del destino, porque ahora está archivado en las inmensas bodegas del museo y es probable que no lo volvamos a ver en varias décadas. Siempre acostumbro cargar un moleskin para tomar apuntes de las obras, pero quería poseer este grabado y con una Olympus de 3 megapixeles el resultado es mediocre. La reproducción del MET está mejor, pero el tamaño no permite apreciar el detalle de la factura de Nilson. Voy a recrear este grabado con mis propias variaciones y hacer énfasis en lo que los personajes quieren hacer frente al espejo: Los regordetes ángeles réplicas del Marqués de Mirabeau flanquean el espejo veneciano, sosteniendo unas velas clavadas en sus monstruosos penes. La dama en la indiscreta intimidad de su bodoir, a punto de llevarse a los labios el abanico perfumado, acaricia con el pie los genitales del visitante que discretamente cubre la erección con su sombrero. Definitivamente voy a reinterpretar esta obra maestra del grabado.

5 comments:

  1. Oooh. A primera vista habría jurado que era un grabado tuyo. XX

    ReplyDelete
  2. Acabo los cierres y lo re-hago. PROMISE!

    ReplyDelete
  3. coincido con jazmín,

    tan hermoso como los tuyos

    pero sin ese toque sádico

    del cual espero con ansia

    de tu pluma fina

    esos monstruosos penes...

    ReplyDelete
  4. Sadomasoca, has dictado el guión del grabado. Toca a la mano delinear las formas que nos habitan. Hoy empiezo a preparar la placa.

    ReplyDelete

Dí lo tuyo