Monday, March 1, 2010

TU TOLERANCIA ME CORROMPE

A Juliette la corrompieron con voluptuosidad. “Hay que realizar dos observaciones esenciales cuando se ha decidido cometer un crimen por diversión o aburrimiento: la primera es darle toda la extensión de que sea susceptible; la segunda, que sea de tal calibre que jamás pueda repararse. Esta última circunstancia es especialmente necesaria, ya que apaga el remordimiento; porque lo que consuela del remordimiento es la reparación del mal que se ha hecho. Y si la acción cometida es de tal calibre que no deja la menor esperanza de repararla, entonces la razón aniquila al remordimiento." El proceso de este grabado en aguafuerte: Primero lo dibujé en mi cuaderno de Coyoacán. Es mi costumbre reunir los dibujos en un cuaderno para conservar e imponerme la unidad de formato, la continuidad del estilo del dibujo y evitar que se disperse la obra. Invariablemente el cuaderno lo pierdo o me lo roban, que es la historia de mi obra. La intención de este libro es llevar sus 40 hojas a las planchas de grabado. Los coleccionistas de mis dibujos tendrán que robarse el cuaderno, cosa que ha pasado en otras ocasiones. La primera fase del proyecto "Tu Tolerancia me Corrompe" fue el apunte a tinta china.
Después hice una calca a tinta china para llevar el dibujo a la placa. Juliette apareció en esta versión tomando la verga de su izquierda. Un fenómeno de ilusionismo que podemos revertir viéndo la imagen reflejada en un espejo y Juliette aparece acariciando la verga de la derecha, justo antes de cortarla con unas tijeras. Después de transferir la placa, raspé el barniz siguiendo los contornos de la calca, y la llevé a la tina de percloruro de hierro, un mordiente suave pero menos pernicioso que el ácido nítrico, que además de quemar el cobre, quema los pulmones y va deshaciendo los huesos. la imprimí y quedó listo el primer y segundo estados. esta prueba de taller, invaluables en los procesos del intaglio, la robaron después de digitalizarla.
La cuarta fase fue bloquear a Juliette y sus dos cómplices con barniz duro. Dejé el fondo pulido libre para rociar la placa de cobre con Betún de Judea, el más tóxico de los derivados del petróleo, se usó para pegar los ladrillos de Gomorra, Babilonia y por supuesto Sodoma. Este polvo lo esparcí sobre la placa, lugo la calenté en una hornilla menos de 40 segundos, apenas suficientes para que se pegara el betún al cobre y llevar la placa a la tina de Percloruro que a estas alturas está de un verde fosforecente por los residuos del cobre. 15 minutos fueron suficientes para este quemado de aguatinta, logrando una sombra bastante saturada en la parte inferior de la placa. Quedó lista para la última prueba de taller.
Me quedó una prueba en tres estados, aguafuerte y aguatinta. ¿Qué falta? Limpiar las orillas de la placa haciéndoles unos cantos de 45° de inclinación y ya está lista para hacer un tiraje de 40 ejemplares.
Este proceso lo realicé en el taller del maestro Pedro de la Rosa, en Coyoacán.
Eko.

8 comments:

  1. Ah, es una placa quemada... La vuelvo a repetir. Lo que vale es la frase. Una gran verdad

    ReplyDelete
  2. huyyyyyyyyyyyyyyyyyy mero dibujote EKO.

    ReplyDelete

Dí lo tuyo